Palacio Ca’Dario

Palacio Ca’Dario, Venecia, Italia, Pietro Lombardo, c. 1487.

El palacio Ca’Dario, en Venecia, fue proyectado por el arquitecto Pietro Lombardo hacia 1487 para Giovanni Dario, político, diplomático y mercader. En la ciudad de los canales la familia Lombardo alza monumentos llenos de fantasía que no se pliegan a las reglas de la antigüedad clásica; por ello influyó en la tardía llegada del Renacimiento pleno a Venecia, pues era de gustos un tanto pintorescos y ornamentados, lo cual enlazaba con la tradición medieval, gótica, de la ciudad.

A finales del siglo XV la ciudad de los canales, al contrario de Florencia, no necesitaba construcciones defensivas pues la misma laguna en la que se asienta hacía las veces de superficie protectora, laguna que, a la vez, será culpable de las particularidades de la arquitectura veneciana de este periodo. Es por ello que aquí los palacios renacentistas mantienen una tipología distinta de los florentinos. Casi todos se asientan sobre pilares, carecen de sótano y suelen tener dos o tres pisos de altura sobre paramento. En el caso de Ca’Dario estos tres pisos disponen de ventanas con ajimez, las cuales forman las llamadas loggias, típicas del palacio veneciano en esos años. Estas aperturas podían estar cerradas con cristal de Murano, sobre todo cuando éste consiguió fabricar láminas de mayor tamaño.

Las especiales características de la ciudad obligaron a construir palacios con una distribución también particular, con un desarrollo mayor en profundidad que en anchura, dando así una cara hacia el agua y otra hacia el interior. Un gran portalón unirá las dos fachadas, la principal de ellas hacia la zona más espectacular: el canal.

La arquitectura veneciana del Quattrocento se distingue, entre otras cosas, por su conservadurismo. La concepción albertiana de la arquitectura tardará un tiempo en imponerse, las fachadas aún no están sometidas al rígido orden geométrico renacentista, éste se impondrá ya en el palacio Vendramin, comenzado por el arquitecto Mauro Codussi en 1481. Por ello en la fachada de Ca’Dario podemos ver elementos antiguos, góticos, y otros más característicos de su época, mezclados ambos con detalles tradicionales de la misma ciudad.

Para la profusa decoración de estas fachadas se parte de una concepción casi pictórica. La que nos ocupa es asimétrica y tiene el tono teatral tan propio del palacio veneciano, a esto se le suma el gusto por el color, un colorismo que también es profundamente veneciano y que llevó a muchos propietarios a pintar sus fachadas imitando materiales nobles como el mármol. En Ca’Dario los colores planos se intercalan de discos dorados que, para algunos autores, muestran la influencia de Bizancio.

El interior del primer piso de estos palacios está compuesto por un gran salón que recorre el portalón antes descrito y que se rodea de habitaciones. En el caso de Ca’Dario podemos afirmar que el influjo renacentista se deja ver más en las zonas interiores que en las fachadas exteriores.

______________________________

BIBLIOGRAFÍA

GARCÍA MELERO, José Enrique y URQUÍZAR HERRERA, Antonio, Historia del Arte Moderno: Renacimiento, Madrid, Editorial Universitaria Ramón Areces, 2010.

PIJOÁN, José, “Summa Artis, Vol. XIII”, Arte del período humanístico Trecento y Cuatrocento, Madrid, Espasa-Calpe, 1990.

SUREDA, Joan, “Historia Universal del Arte, Vol. V”, El Renacimiento I, El Quattrocento Italiano, Barcelona, Planeta, 1999.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s