El David de Verrocchio

David, Andrea del Verrocchio, 1473–1475. Bronze, 125 cm, Museo Nacional del Bargello, Florencia. Réplica del Museo Pushkin de Moscú.

David es una escultura en bronce de aproximadamente 125 cm de altura realizada por Andrea di Cione, más conocido como Andrea del Verrocchio o simplemente como Verrocchio. Este artista, que nació en Florencia hacia 1435 y murió en Venecia en 1488, pertenece al último grupo de escultores del llamado estilo florentino, al que podemos incorporar a Benedetto da Maiano o a Francesco Laurana. Tras ellos, y las grandes obras legadas por estos y otros artistas del siglo XV, llegarán los hombres del XVI, ya totalmente influenciados e inspirados por las formas clásicas grecorromanas.

Será en Florencia, hacia 1473, donde por encargo de Lorenzo y Juliano de Medici, Verrocchio crea su David.

Sin embargo nuestra reseña debe comenzar alrededor de cinco décadas antes, cuando el escultor Donatello produce su propio David. Es inevitable relacionar ambas obras, no solo por la temática, sino por la técnica y la estética. Si bien es cierto que mantienen unas diferencias que las hace pertenecer a dos mundos artísticos algo distintos. La influencia de Donatello en el David de Verrocchio hace que esta obra se relacione con los cánones estéticos florentinos, pero se aleja de ellos para, en una vuelta de tuerca, volver a su pasado reciente.

La escultura de Verrocchio mantiene el contraposto de su antecesor, pero pierde el tono clásico, praxiteliano. Ya no es un David desnudo, altivo y frágil, el de Verrocchio es un muchacho más idealizado, más proporcionado, más cercano al canon de belleza gótico, sin duda influenciado por Lorenzo Ghiberti. El joven aparece vestido con una elegante coraza de cuero, seguro pero nervioso, de planta aristocrática, con hambre de gloria a pesar de tener ya la cabeza de Goliat a sus pies.

Por todo ello podemos decir que el David de Verrocchio realiza un viaje al pasado, pero no al pasado clásico idealizado en el Quattrocento, sino al pasado más reciente de la escultura gótica tardía. Desde su taller florentino en la corte de Lorenzo de Medici, Verrocchio y su David influirán en alumnos que más tarde serán artistas de la talla de Leonardo o Boticcelli.

______________________________

BIBLIOGRAFÍA

GARCÍA MELERO, José Enrique y URQUÍZAR HERRERA, Antonio, Historia del Arte Moderno: Renacimiento, Madrid, Editorial Universitaria Ramón Areces, 2010.

PIJOÁN, José, “Summa Artis, Vol. XIII”, Arte del período humanístico Trecento y Cuatrocento, Madrid, Espasa-Calpe, 1990.

VAUDOYER, Jean Louis, “Historia General del Arte, Vol. IV”, El Renacimiento Italiano, Barcelona, Montaner y Simón, 1958.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s