El sentido final de “El Lazarillo de Tormes”

Justificar por el tema y la expresión a qué obra pertenece el texto. ¿Cuál es el sentido final de la obra?

Mi viuda madre, como sin marido y sin abrigo se viese, determinó arrimarse a los buenos por ser uno dellos, y vínose a vivir a la ciudad, y alquiló una casilla, y metióse a guisar de comer a ciertos estudiantes, y lavaba la ropa a ciertos mozos de caballos del Comendador de la Magdalena; de manera que fue frecuentando las caballerizas. Ella y un hombre moreno, de aquellos que las bestias curaban, vinieron en conocimiento. Este algunas veces se venía a nuestra casa, y se iba a la mañana; otras veces de día llegaba a la puerta, en achaque de comprar huevos, y entrábase en casa. Yo, al principio de su entrada, pesábame con él y habíale miedo, viendo el color y mal gesto que tenia; mas de que vi que con su venida mejoraba el comer, fuile queriendo bien, porque siempre traía pan, pedazos de carne, y en el invierno leños, a que nos calentábamos. De manera que, continuando con la posada y conversación, mi madre vino a darme un negrito muy bonito, el cual yo brincaba y ayudaba a calentar. Y acuérdome que, estando el negro de mi padre trebejando con el mozuelo, como el niño veía a mi madre y a mí blancos, y a él no, huía del con miedo para mi madre, y señalando con el dedo decía: “¡Madre, coco!”. Respondió él riendo: “¡Hideputa!”

El texto está escrito de una forma evidentemente realista, lo cual sitúa a la obra en oposición al idealismo preconizado por el Humanismo. Se utiliza la narración en primera persona para describir un mundo “de verdad”, un mundo que existía pero que la literatura aun no había descrito, al menos de forma tan evidente y dura. Así podemos decir que este fragmento pertenece a El Lazarillo de Tormes, obra anónima publicada por primera vez en el año 1554. Este libro quebró el modelo clásico y fue precursor de la novela moderna, definida más tarde por Cervantes.

La obra se enmarca dentro del género picaresco. El personaje principal ya no es el perfecto caballero ni el héroe de las novelas de caballería, tan en boga por aquellos tiempos. Ahora se trata de una persona real, física y emocionalmente, que no trata de eludir la mísera existencia, sino que la describe tal y como la ve. En El Lazarillo de Tormes, Lázaro puede resultar un relegado desde el punto de vista social, pero no por ello es ajeno a su propia dignidad. La idea que su autor quiso transmitir fue, por un lado la coexistencia de dos mundos: el real y el idealizado; y por otro quiso poner sobre el papel la falta de conciencia del mundo en que vivía en oposición a la “moralidad” que toda persona posee, sea cual sea su lugar en la sociedad.

Edición de Burgos, 1554.

Edición de Burgos, 1554.

________________________________________

BIBLIOGRAFÍA

ANÓNIMO: Lazarillo de Tormes, prefacio de Gregorio Marañón. Madrid : Espasa-Calpe, 1974.

SUÁREZ MIRAMÓN, A.: Literatura, arte y pensamiento. Textos literarios del Siglo de Oro. Madrid, Editorial Ramón Areces-UNED, 2009.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s