Aparición del Ángel a Zacarías, de Ghirlandaio

Domenico Ghirlandaio (1449-1494). Detalle del grupo de humanistas en Aparición del ángel a Zacarías (Poliziano, Landino, Ficino y Becci), 1486-1490. Fresco, Florencia, Santa María Novella.

Domenico Ghirlandaio (1449-1494). Detalle del grupo de humanistas en Aparición del Ángel a Zacarías (Poliziano, Landino, Ficino y Becci), 1486-1490. Fresco, Florencia, Santa María Novella.

Según la tradición el Ángel se apareció a Zacarías en una cueva y a solas, con la muchedumbre esperando fuera. Sin embargo Ghirlandaio coloca la escena en un escenario renacentista, de influencia pagana, suntuoso, todo revestido de mármoles y de relieves que representan famosas batallas.

Pero lo más importante es que la escena principal está rodeada de un gentío que parece observarla, aunque en realidad está allí para ser observado. En este fresco aparecen representados los más importantes personajes de la corte florentina, que aquí fueron retratados individualmente junto a sus esposas e incluso junto a sus amantes.

En aquella época, último cuarto del siglo XV, la corte estaba constituida por un gran número de personas que mantenían una clara jerarquía dependiendo de su cercanía al Príncipe. Entre estos se encontraban escritores y pintores, los cuales sabían que el mensaje, el símbolo, importaba tanto o más que la forma o la técnica ya fuese literaria o artística.

Entre los más destacados miembros de esa sociedad se encontraban los humanistas, grupo al que corresponde el detalle que comentamos. Dentro de éstos podíamos encontrar desde filósofos hasta arqueólogos o a los hombres que se encargaban de la educación de los futuros príncipes y cortesanos.

Este grupo de humanistas se enmarcaba dentro del movimiento filosófico neoplatónico, dirigido por las enseñanzas y las lecturas clásicas de Marsilio Ficino (1433-1499), quien fundó en 1459, bajo el mecenazgo de Cosme de Médici, la Academia platónica florentina. Para el neoplatonismo el principio de todo es lo que se dio en llamar realidad suprema y de ella emergen el resto de realidades. Esa primera realidad es para los neoplatónicos la Inteligencia, de la que surge el Alma de los hombres. Esa Alma, esa Inteligencia, puede verse reflejada en los ojos, en el sentido de la vista, gracias al cual somos capaces de observar y de comprender la belleza.

El otro pilar básico de la cultura humanista era el hermetismo. Este pensamiento filosófico, basado en el ser mitológico Hermes Trismegisto, concluye en que Dios es un todo que no se mueve y al que el hombre, como ser racional, es capaz de llegar. Es decir colocan al hombre como centro y eje del Universo. Ambos movimientos fueron la base tanto espiritual como práctica o simbólica por la que se rigieron las artes figurativas durante los siglos posteriores. [1]

______________________________

CORRECCIONES

[1] Cabría situar la escena de la Aparición del Ángel a Zacarías en su contexto, esto es, en el ciclo de frescos que decoran la capilla mayor de Santa María Novella, debidos a Ghirlandaio y encargados por Giovanni Tornabuoni. (Corregido por Mercedes Pérez Vidal, UNED Asturias)

BIBLIOGRAFÍA

CÁMARA MUÑOZ, A., GARCÍA MELERO, J. E. y URQUÍZAR HERRERA, A.: Arte y poder en la Edad Moderna. Madrid, Editorial Universitaria Ramón Areces, 2010.

SYMONDS, J. A.: El renacimiento en Italia. México, Fondo de Cultura Económica, 1957.

TENENTI, A.: Florencia en la época de los Médicis. Barcelona, Península, 1974.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s