René Antoine Houasse, Transporte de la estatua ecuestre de Luis XIV en 1699

René Antoine Houasse (c. 1645 – 1710), Transporte de la estatua ecuestre de Luis XIV en 1699, 1700. Óleo sobre lienzo. Museo Carnavalet, París.

Desde el mismo momento del nacimiento en 1638 del rey Luis XIV de Francia (1643 – 1715) [1] comenzó todo un engranaje de propaganda real que llegó a tocar todas las ramas de la polític a, tanto interior como exterior y desde el teatro a la numismática.

La obra que nos ocupa refleja el transporte de una escultura realizada en bronce por François Girardon (1628 – 1715) entre 1685 y 1699 y estaba colocada en la Plaza Vendôme de París hasta que fue destruida durante la Revolución Francesa. La representación del Rey y del caballo está inspirada en el modelo de la Estatua ecuestre de Marco Aurelio, realizada en el año 176. En estas obras el caballo aparece dominado, gobernado por el jinete. Esta escultura remite al gusto del monarca por retornar a la iconografía heredada de la antigüedad romana. El llamado Rey Sol incluso no dudaba en ataviarse con ropas que imitaban a los empe radores romanos. Pero todo esto no respondía en absoluto a una excentricidad del monarca, sino que formaba parte de un programa perfectamente organizado desde la corte y cuyo único objetivo era conseguir la identificación de la imagen del Rey con la del mismo estado.

Para lograrlo Luis XIV contó con la inestimable ayuda primero del cardenal Mazarino (1602 – 1661) y, a la muerte de éste, con la de su secretario Jean-Baptiste Colbert (1619 – 1683). Para ello no se escatimaron esfuerzos económicos ni organizativos. Para Colbert era evidente que el arte debía ponerse al servicio de los intereses políticos. Como buen estadista que era se dejó asesorar por los mejores artistas del momento, primero italianos y más tarde por los propios franceses de la Academia Francesa en Roma.

Una de las principales preocupaciones del Rey y de sus ayudantes era el uso del retrato real, pues al fin y al cabo éste era el único medio que existía para extender y dar a conocer la imagen del rey-estado. Dentro de este programa se colaboró con numerosos artistas de la talla de Bernini [2], de Le Brun [3] o del que nos ocupa, Girardon.

Como colofón a toda esta construcción de imagen resultaba imprescindible la difusión de las innumerables obras de todo tipo y tamaño realizadas en ese periodo. Para ello se utilizaron las estampas, muchas de las cuales reproducían edificios, cuadros o monumentos realizados a mayor gloria de Luis XIV. Un buen ejemplo es esta que tratamos en este comentario.

______________________________

NOTAS

[1] Años de su reinado.

[2] Busto de Luis XIV realizado en mármol en 1665, Versalles.

[3] Óleos como el busto de 1661, en Versalles, y retratos a caballo como el de 1668, en el Museo de la Chartreuse, Douai.

BIBLIOGRAFÍA

CÁMARA MUÑOZ, A., GARCÍA MELERO, J. E. y URQUÍZAR HERRERA, A.: Arte y poder en la Edad Moderna. Madrid, Editorial Universitaria Ramón Areces, 2010.

AREILZA, J. M. de: Luis XIV, el Rey Sol. Barcelona, Planeta, 1990.

Anuncios

3 comentarios en “René Antoine Houasse, Transporte de la estatua ecuestre de Luis XIV en 1699

  1. Muchas gracias por su trabajo me ha sido de gran utilidad en mi investigación.
    saludos

  2. Pingback: PEC – Arte y poder en la Edad Moderna | STUDIA HUMANITATIS

  3. Pingback: PEC – Arte y poder en la Edad Moderna | IZNARITZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s