¿Qué factores económicos y sociales propiciaron las revueltas campesinas del siglo XVII?

El Corpus de Sang, de Antoni Estruch (1907).

El Corpus de Sang, de Antoni Estruch (1907).

Para muchos autores las revueltas campesinas del siglo XVII tuvieron su precedente en las acaecidas ya durante el siglo anterior, como por ejemplo la Guerra de los Campesinos en Alemania, que se desarrolló entre 1524 y 1526.

Lo que parece claro es que los movimiento campesinos del XVII intentaban más bien evitar los cambios que producirlos. Económicamente la sociedad rural no nobiliaria sufría la misma presión fiscal que el resto de la población. Esto se debía a que muchos de los derechos y libertades de los que habían disfrutado fueron anulados por el estado o sus ministros y el estado, en realidad, no era otro que la Monarquía Absoluta, a quien culpaban de su continuo empobrecimiento. Es por ello que algunos historiadores ven en estas revueltas los primeros signos de lucha contra una incipiente explotación capitalista o contra el mismo estado feudal absoluto. Se debe comentar que muchos de estos movimientos no fueron en contra del rey, sino en contra del propio funcionamiento del estado, es decir se levantaban contra el mal hacer de las instituciones.

Sin embargo también existe la tesis de que estas luchas tenían un componente más social. Si fuera así las revueltas estarían defendiendo el particular mundo rural en el que habían crecido las sociedades campesinas hasta entonces, su organización y su cultura, su mundo vital, el cual veían amenazado por las nuevas formas de vida llegadas de la ciudad y por esas nuevas fuerzas desarrolladas por el despotismo. En este aspecto destaca la relación existente entre el señor y el campesino, la cual en muchos casos llegaba al régimen de servidumbre. Para ello el estado absolutista se atrevió a disolver derechos y relaciones solidarias inherentes a la sociedad y a la cultura rural.

Podemos resumir que los levantamientos campesinos del siglo XVII tenían por un lado una base económica, reflejada en la carga impositiva, y por otro un componente social en la medida en que se vieron relegados a una posición de marginación en relación al señor, sumado esto a la pérdida de sus derechos heredados en beneficio del centralismo promulgado por el estado absolutista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s